La historia del olivo

El olivo es símbolo de paz, sabiduría, fertilidad, prosperidad, salud, suerte y victoria. Los olivos existen desde hace más tiempo que los humanos modernos. Por ejemplo, los fósiles de hojas de olivo silvestre de la isla griega de Evia datan de hace 23 millones de años. En Santorini, se han descubierto en el cráter volcánico fósiles de hojas de 37.000 a 50.000 años de antigüedad de la especie de olivo Olea europaea .

Los humanos comenzaron a usar aceite de oliva en el Neolítico Medio, ya en el año 4500 a. C., según los rastros en un cuenco encontrado en la cueva Gerani en Rethymno, Creta. Los rastros de aceite de oliva encontrados en Rethymno hace unos 6500 años implican que el aceite de oliva ya formaba parte de la dieta cretense en ese entonces, y en el año 2000 a. C. los cretenses parecen haber comenzado a "explotar el árbol sistemáticamente, produciendo aceite de oliva tal como lo conocemos hoy".

En la época de Homero, el olivo ya había adquirido un papel muy importante en la vida cotidiana de los griegos. En la Atenas clásica, se consideraba sagrado, un regalo del cielo, y estaba protegido por el estado…

La prosperidad de Atenas durante la Edad de Oro se atribuyó, entre otros, a la producción de aceite de oliva. La importancia del olivo para los antiguos griegos se destaca en los textos antiguos.

En Creta, gran parte de la población se dedicaba al cultivo sistemático del olivo, lo que contribuyó al desarrollo de la famosa civilización minoica.

El cultivo de este árbol sagrado continuó a través de los siglos. En la época romana, el aceite de oliva era muy conocido y el imperio tomó medidas para protegerlo. En la época bizantina, el aceite de oliva se producía a gran escala en muchas regiones de Grecia, como el Peloponeso.

La evidencia escrita de ese período demuestra que el olivo gozaba del mismo respeto que en la antigüedad y sus productos todavía se consideraban beneficiosos para los humanos.

Más tarde, durante la ocupación otomana, el comercio de aceite de oliva fue un factor de desarrollo económico en las regiones olivareras. Después del establecimiento del estado griego en 1830, el cultivo del aceite de oliva se expandió rápidamente por toda Grecia. El aceite de oliva era un producto clave en muchas regiones, como el Peloponeso, Creta, las islas Jónicas y Egeas y el continente.

Hoy en día en Grecia, el cultivo del olivo es próspero y el aceite de oliva es el principal producto en muchas áreas. Los olivos ocupan alrededor del 60 por ciento de la superficie cultivada (aproximadamente 132.000.000 de árboles en una superficie de 6.900 km²) y el 87 por ciento de los cultivos arbóreos. Grecia produce alrededor de 360.000 toneladas de aceite de oliva cada año (3º en el mundo), el 82 por ciento es virgen extra (1º en el mundo con esta proporción). La producción de aceitunas comestibles proviene del cultivo de 21 millones de árboles, lo que coloca a Grecia en primer lugar en el mundo con una producción de... por año. El aceite de oliva es la principal fuente de ingresos de unas 700.000 familias.

Finalmente, la olivicultura mantiene la actividad agrícola en zonas desfavorecidas y evita la despoblación rural en regiones con condiciones climáticas y de suelo desfavorables.

 

fuente: Las rutas del olivo